martes, 27 de junio de 2017

Eran semanas que insistía en que fuera a ver su galería. Finalmente exponía cerca de casa y eso me dejaba ya sin más excusas. Por lo que esa tarde, excepcionalmente libre de mi trabajo, decidí ir hasta allí.

No advertí que iría, deseaba observar cada una de sus obras sin la presión que produce la admiración hacia el artista, al cual aparte se conoce. Apenas entré quedé impactada por aquello que ví. El nombre había hecho que imaginara muchas cosas pero no lo que encontré. Recorría cada pequeño salón deteniéndome delante de cada cuadro. Los colores que había elegido, cada una de las tonalidades de estos, hacían un todo magnífico. Pero fue al final de la galería cuando quedé subyugada por él.

Solo allí, con una tenue luz que lo hacía aún más importante, especial, único. Y ese color tan característico, que despertaba cada uno de mis sentidos, ese morado que era tan él. Deseaba tocarlo, sabiendo que era absolutamente prohíbido... lo que lo hacía aún más tentador. Fue en ese instante, mágico, mientras empezaba a sonar el Duke suavemente de fondo, que lo supe. Supe que era él lo que deseaba ver cada mañana apenas abriera los ojos. Lo deseaba mío. Deseaba esas sombras, con ese particular haz de luz. Era él... el cuadro.


(Este relato pertenece a los "52 retos de 'El libro del Escritor'".
Es el número 9Escribe un relato que integre las palabras 'luz' y 'cuadro'
como elementos relevantes del argumento.)


20 comentarios:

  1. Haces que ese cuadro coja vida, que se pueda sentir ese halo envolvente que te arrastra y te captura piel y alma… Y qué decir de la música!... Un deleite para los sentidos… 💖

    Hermoso, mi querida Alma…

    Bsoss y cariños enormes, y muy feliz tarde 😘

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Es que ha sido casi como lo he contado... y ahora, cada mañana cuando despierto, lo primero que hago es verlo... y sonrío.

      Besotes enormes Gin...y muchísimos...♥

      Eliminar
  2. Así se siente cuando algo nos llama... Ello nos elije y nosotros... Vamos.
    Nunca es al contrario, mi querida amiga.
    Qué bien relatas!!!

    Mil besitos, corazón mío y feliz día.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Nunca lo había pensado de ese modo... sí con mi gato, pero no con el cuadro... me dejas reflexionando, Auro...

      Ainsssssssss... gracias por ese cumplido, que sabes que de tu parte vale mucho más.

      Besotes infinitos, preciosa!

      Eliminar
  3. Ay sí! Ese cuadro tenía vida! Tu sensación de urgencia,de querer tenerlo a toda costa.. has logrado transmitir cada una de las emociones,cada sensación que describes y que va "in crescendo" a medida que el relato avanza! Hasta yo querría ese cuadro! muakcssssss

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Es que así fue, Ale... amor a primera vista!!! ...al menos de parte mía! :P

      Besotes gigantes!!!!!!!!!!!!!!!

      Eliminar
  4. Buen relato, el amor surge en cualquier momento no importa las diferencias ni de edad, ni de especie. Un abrazo

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Así es Ester... y yo me he enamorado de él apenas lo vi.

      Besotes!!

      Eliminar
  5. La enigmática fascinación que nos atrapa, y todo tiene otro sentido si nos lleva más allá, a lo deseado.

    Besos dulces Alma.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Fue un magnetismo irresistible lo que él me produjo... fue verlo y desearlo.

      Besos grandes y salados como el mar, Dulce.

      Eliminar
  6. El arte nos llama nos atrae cuando conecta con nuestra alma, se endulzan nuestros sentidos en un aroma placentero.
    Un relato hermoso lleno de esa magia que comentas amiga Alma besos para ti, y saludos.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Yo siempre quedo encantada delante del arte, sea cualquiera la forma en la que se manifiesta... no entiendo mucho de ello, pero me gusta ir a muestras y disfruto de ellas.

      Un beso, Jorge.

      Eliminar
  7. Inspirado lo que escribiste usando esas dos palabras.
    Un abrazo.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Gracias Demi... a veces me resulta más fáciles que otras.

      Un besote, paisano.

      Eliminar
  8. Siempre cuento que es peligrosa mi presencia en lugares así. Mi deseo de querer rozar lo que veo se.apodera de mi. Por eso me indentifico tanto con tu escrito. Buen relato alma. Besito

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Sabía que a vos también te pasa... qué peligro nosotros dos juntos en una exposición... nos echan!!!

      Besitos!!

      Eliminar
  9. Que cuadro tan hermoso, y tu forma de narrar lo que experimentaste me hizo latir el corazón muy rápido como si lo estuviese viviendo, y viéndolo en persona :)
    Muy bonito, Alma, y la música uff, leer el relato de nuevo pero con ella sonando de fondo ¡qué combinación! ;)

    Más besos!!!

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Me alegra que te haya gustado, Ivel... y ya sabes, la canción te la puedes llevar (si es que no lo has hecho ya... :D)

      Besotes, mi niña!

      Eliminar

Deja tu huella en mi arena...